Carolina y Maria Eugenia, de Floristería Cotton Candy, te cuentan cómo…

Hay veces que las palabras no son suficientes para agradecer. Así lo creen Carolina y Maria Eugenia, de la Floristería Cotton Candy, que en muchas ocasiones se encargan de transmitir historias a través de las flores o de realzar un regalo para algún familiar. Las flores, y las plantas, junto con su buen gusto y buen hacer adornan historias y detalles que a veces pasarían desapercibidos. Y así nos cuentan…

Nuestro lugar de trabajo, nuestra tienda está en Conil, que es un municipio que atrae a mucho turismo joven desde que empieza el buen tiempo. Son muchas las vivencias y experiencias que

centro de flores en tono pastel

tenemos con adolescentes que vienen a este pueblo gaditano a pasar el fin de semana y que se quedan en casa de los padres de una amiga y como no saben cómo agradecerles esa oportunidad que les han brindado de venir a este precioso lugar y pasar unos días estupendos, pues se acercan a nuestra tienda buscando ayuda.

Son conscientes de que tienen que agradecerles la invitación, pero por la edad, por la falta de solvencia económica, por la falta de experiencia no saben de qué manera pueden dar las gracias a sus anfitriones. Entonces ahí estamos nosotras. Vienen a por plantas para dar las gracias, aunque no tengan ni idea de qué elegir. Y nosotras encantadas con esta labor que nos encomiendan.

Pero a esas historias de agradecimiento se suma también, por ejemplo, la visita en estos días de una joven que, junto con su familia, nos visita todos los años, y en esta ocasión quería portar desde Conil hasta Zamora una orquídea, para llevársela de recuerdo a su abuela. Otro modo de que las flores estén presentes en estos tiempos de Covid-19.

Pero además nos vienen muchos clientes con una idea muy clara de algo que quieren regalar, por ejemplo, unas botellas de vino, pero, como que les parece algo estéticamente frío, vienen a nosotras para preguntarnos de qué manera se las podríamos decorar… Eso es un clásico.

cesta de fruta y flores

 

Traen regalos que nosotras aderezamos con frutas y decoración vegetal, flores y plantas de diverso tipo, adaptadas a las circunstancias, al momento e incluso a la persona. Somos nosotras las que les indicamos cómo podemos embellecer ese obsequio con frutas de nuestro Mercado de Abastos, o con plantas y flores de temporada, a lo que añadimos la manera de portarlo para que resulte un regalo increíble.

Muchas veces -explican nuestras expertas- se pone de manifiesto que lo alimentario se dignifica con unas flores, con unas plantas como si fuera un envoltorio. Ponemos todo nuestro empeño en realzar aún más ese regalo. Esa es nuestra labor saber ayudar y entender de qué manera se puede agradecer con la ayuda de las flores.