Queda muy poco para que llegue lo mejor del año. Tenemos necesidad de primavera. Estamos en el mes que nos trae nuestra estación preferida: la primavera. Una temporada que en esta ocasión necesitamos más que nunca, que nos ofrece unos atardeceres maravillosos, nos alarga las horas de luz y explotan los colores y olores de nuestras flores.

Los cielos se tiñen de rosa al atardecer y el paisaje se transforma. Una coge el coche o sale a andar y disfruta con cómo cambian los campos que rodean a Conil, muchas gamas de verdes, amarillos, nacen las amapolas y las cunetas se convierten en un valor añadido que podríamos observar sin estar pendientes del reloj, dejándonos llevar simplemente por ese momento. Tenemos necesidad de primavera.

Queremos que llegue porque necesitamos el sol, que el tiempo invite a salir a disfrutar del campo y del mar… Somos unas suertudas por vivir en Conil y poder aprovechar todo lo que nos ofrece su entorno y su naturaleza. Los paisajes se transforman y empezamos a alimentarnos de las flores que nacen en las cunetas, de los olores a tierra mojada, de mojarnos los pies con las olas…

Estamos en un año donde necesitamos estas experiencias. No poder ir a ver a nuestros familiares y echamos de menos a nuestros clientes y amigos que vienen de fuera de nuestra provincia se nos hace cuesta arriba. Con la llegada del sol, de los nuevos aromas, de esos campos multicolores tendremos un respiro…

Nosotras seguimos aquí, ofreciendo besos y abrazos a través de las flores, empatizando con quien nos llama para sorprender a algún familiar o amigo e intentando dar lo mejor con nuestro trabajo.

Empieza la cuenta atrás. La primavera se acerca. Queda solo una semana en esta cuenta atrás para que cambiemos de estación. Son muchas las ganas que tenemos y el tiempo, por lo menos en estos días, acompaña para pasear y disfrutar de la luz y la naturaleza. Todo ello es por nuestra necesidad de primavera.